CRÍTICAS

Críticas al la visión constructivista de la tecnología

La gran aportación de la perspectiva constructrivista aplicada al análisis social de los procesos de innovación y desarrollo tecnológico, es su apertura a la consideración de los aspectos sociales y su interacción con los tecnológicos. Su enfrentamiento al determinismo tecnológico, y la aplicación  y desarrollo de una metodología específica para ilustrar empíricamente los supuestos constructivistas y desmontar los deterministas, abren la caja negra de la tecnología y suponen un gran avance desde el punto de vista teórico conceptual y práctico. A pesar de ello, distintas y desde diferentes frentes, son las críticas que ha recibido esta corriente. Si bien algunas han sido las críticas desde fuera del ámbito de las ciencias sociales, como la de Alan Sokalalan sokalla mayor parte de ellas se han generado desde el interior de la propia disciplina. La crítica de Sokal, se dirige al centro mismo de los presupuestos constructivistas ya que argumenta que su relativismo cognitivo, nos conduce a un relativismo absurdo que no puede justificarse, pues se contradice con sus mismos supuestos. Así el principio de simetría, como elemento esencial de la metodología constructivista conduce a este mismo relativismo que lo invalida.

 Alan Sokal

Otra crítica desde el ámbito de las ciencias naturales es la vertida por Brian Martin.

Brian Martin

brianmartin

Para este autor la discusión se centra en círculos académicos desconectados del activismo social y político, alejándose de sus orígenes (años ‘70) en los movimientos Science for People en el Reino Unido, promovido por la Asociación Británica para la Responsabilidad Social en la Ciencia (British    Society for the Social Responsability in Science – BSSRS) y Science for the People en Estados Unidos y revistas como Science for the People,  y Science for People. En opinión de Brian Martinla comunidad de Estudios Sociales de Ciencia y Tecnología no está interesada realmente en los problemas de la Ciencia y la Tecnología, sino que la crítica de la Ciencia y la Tecnología se usa para propósitos profesionales: publicar, dar conferencias, tener material para cursos innovadores y llamativos, etc.  Considera además, que los Estudios Sociales de Ciencia y Tecnología se han rendido a esta tendencia y han renunciado a la crítica de la sociedad por el entendimiento de la  Ciencia y la Tecnología en términos intelectuales, para fines meramente académicos.

Desde los ámbitos más cercanos a la propia disciplina, las críticas revelan la tensión latente entre los enfoques europeo y americano, que se refleja en la sempiterna discusión sobre las orientaciones correspondientes a la “Alta y Baja Igresia” .

Así, a pesar de gran cambio cualitativo que supone el abordaje constructivista, respecto al determinismo tecnológico clásico, para algunos siguen latentes supuestos de esta vieja orientación. Así, se sigue considerando la Ciencia superior a la Tecnología (asimetría), ya que los modelos en los que se basa  para su análisis derivan de los de la Sociología de la Ciencia EPOR. Por otra parte, y a pesar de que se propugna lo contrario, en la práctica se continúa poniendo un excesivo énfasis en el análisis  del origen o etapas tempranas de las tecnologías. Del mismo modo ciertos conceptos como los relativos a los grupos sociales relevantes, aparecen desligados de la estructura social, y su caracterización es confusa y escasamente definida. En este sentido, se observa un cierto elitismo, en la medida en que se priman las opciones consideradas por los que ostentan posiciones de poder. Otros aspectos centrales desde el enfoque constructivista, tampoco se abordan de acuerdo a las expectativas con que se presentan, ¿qué pasa con las decisiones o las opciones tecnológicas que nunca son consideradas?, ¿qué ocurre con los que no tienen voz, o peor aún con los silenciados?, etc.

LANGDONWINNER

Otra de las críticas fundamentales se refiere a que omite por completo cualquier intento de evaluación de las tecnologías. La estrategia adoptada por los autores de esta corriente es la de privilegiar el análisis y prometer la evaluación en otras etapas posteriores. Sin embargo, señala Langdon Winner, tales promesas no se han cumplido. Así, concluye, que la flexibilidad interpretativa se convierte en indiferencia política y moral.

Artículos

Andrés Petersen “De la mediación técnica: filosofía, sociología y genealogía”

Andrés Valderrama “Teoría y crítica de la construcción social de la tecnología”

Winner, Langdon “¿tienen política los artefactos?”, en la Ballena y el Reactor, Gedisa Editorial, Barcelona, 1986

Winner, Langdon “Las tecnologías como formas de vida”, en la   Ballena y el Reactor, Gedisa Editorial, Barcelona, 1986

Enrique Iáñez Pareja y Jesús A. Sánchez Cazorla Una aproximación a los estudios de Ciencia-tecnología-sociedad (CTS)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s