Tupperware

La aplicación del esquema de Hughes, a diferentes innovaciones, es este caso simples elementos de la vida cotidiana, como es el caso del Tupperware, sirven para ilustrar la versatilidad de su concepción. A este respecto, la aportación del profesor Ricardo Ibazeta  resulta altamente ilustrativa, por lo que la incluimos a continuación.

tupperware

 

 

 

 

 

 

 

 

Autores Tecnología

Noviembre 11, 2004

SISTEMAS TECNOLÓGICOS

CONCEPTOS Y APLICACIÓN A PRODUCTOS

El presente texto es una aplicación práctica del concepto de sistemas tecnológicos transferidos a un objeto de uso cotidiano. La conceptualización de sistemas tecnológicos fue desarrollada por el historiador de la tecnología norteamericana Thomas Hughes, que junto con otros abordajes como actor-red y constructivismo social, juegan un papel importante en los actuales estudios sociales de la tecnología.

El producto seleccionado son los conocidos por todos: “los Tupperware”. Este producto creo que es un ejemplo interesante para analizar, ya que es un objeto de uso cotidiano, con sus características de flexibilidad y durabilidad, es uno de los plásticos hogareños más útiles.

Para comprender mejor la historia cabe mencionar un hecho que lo considero determinante, que es justamente la invención del plástico.

En el año 1933 los científicos británicos Gibson, Fawcett y Perry de la Imperial Chemical Industries inventan el polietileno. Estos científicos descubrieron que el gas etileno polimerizaba bajo la acción del calor y la presión, formando un termoplástico al que llamaron polietileno (PE). Este plástico tiene las propiedades de ser resistente e impermeable.
Los resultados alcanzados por los primeros plásticos incentivó a los químicos y a la industria a buscar otras moléculas sencillas que pudieran enlazarse para crear polímeros y sus posibles aplicaciones. Es entonces que a partir de este hecho resultado de las pruebas de laboratorio, es aprovechado en la “ 2º Guerra Mundial por la Du Pont Co. y la Union Carbide Corp” que vio las posibilidades que ofrecía este material.
Earl Silas Tupper fue uno de “los primeros moldeadores del polietileno, un químico de la Du Pont, que desde los años treinta había alimentado el sueño de dar forma a los plásticos para fabricar con ellos cualquier objeto, desde recipientes de medio litro hasta cubos de basura con una capacidad de ochenta litros. Tupper captó de inmediato el importante y lucrativo futuro del polietileno. Tupper ingresó a la división de fabricación de plásticos de la Du Pont y permaneció allí unos pocos años, ganando experiencia y conocimiento sobre la fabricación de plásticos. Así lo reconoce posteriormente comentando que en esta empresa, realmente había comenzado su educación”.
En 1938, creó Earl S. Tupper Company, anunciando el diseño y dirección de productos plásticos industriales en Massachusetts. Inicialmente la compañía realizó mucho de los trabajos subcontratando a la Du Pont. El negocio fue bueno durante la guerra, porque a pesar de la dificultad de adquirir las materias primas necesarias para la producción de los plásticos para el mercado interior, los plásticos de Tupper ganaron varios contratos para el Departamento de Defensa, moldeando piezas para las lámparas de las máscaras anti-gas y de señal de la marina. Casi al finalizar la guerra, Tupper volvió su atención a los plásticos para insertarse el mercado interno, cada vez más en aumento.
En el año 1945 produjo su primer artículo de calidad de esa sustancia: un recipiente para baño de sólo doscientos gramos de peso. La belleza de su diseño sin rebordes, su bajo costo y su aparente indestructibilidad impresionaron a los compradores de los grandes almacenes.”
Por otro lado, estos productos son ofrecidos como premios de otros productos (principales). Así lo explican estos ejemplos “los cepillos de dientes de Tek ofrecieron el vaso con la compra de un cepillo de dientes y las compañías de cigarrillos y otros negocios ofrecieron las cajas de cigarrillos impresas con su insignia”.
Cabe mencionar que los plásticos en los años 40 no gozaban de muy buena imagen por ser frágiles, acumular olor y grasitud, en consecuencia no eran fiables para el uso cotidiano y menos aún para elementos en los que se necesitaba higiene. El aporte de Tupper fue doble. Primero, desarrolló un método para purificar la escoria negra del polietileno, un residuo producido por el refinamiento del aceite, en una sustancia que era flexible, resistente, no porosa, no grasienta y traslúcida. En segundo lugar, desarrolló el sello de Tupper, una tapa hermética y modelada. Estas innovaciones fueron la base para el éxito futuro de Tupperware.
Estos envases para contener alimentos constituyeron un gran éxito, ya que se aplicaron las virtudes de este material. “La clave para el éxito de estos recipientes económicos, atractivos y ligeros residía en el cierra hermético, patentado por Tupper en 1949 En la misma se describe como:
un cierre hermético para recipientes en la forma de un tapón ahuecado en el que encaja el dedo y que tiene elasticidad y flexibilidad con una lenta velocidad de recuperación para proporcionar un tipo de tapa silenciosa que se aplica a la parte superior del recipiente mediante adaptación manual y que, por lo tanto, se puede quitar mediante un procedimiento similar al pelar.

El diseño del Tupperware, en términos de relación volumen-proporción, es tan bueno como el que se puede encontrar en los recipientes diseñados a la manera clásica realizados en los tradicionales arcilla o vidrio.”
Como se indica en la descripción de la patente, estos envases producidos por Earl Tupper, fueron el resultado de su descubrimiento sobre la ductibilidad y flexibilidad del polietileno, un material moldeable hasta el punto que la tapa podía ajustarse herméticamente a impedir que entrara aire en el envase y restringir la decoración al simple coloreado del plástico.
Este envase “se hizo famoso por su sello hermético a los líquidos, inspirado en la tapa de un bote de pintura puesta al revés.” 5 Este sello revolucionario preservaba los alimentos de la humedad, conservando todas sus propiedades nutritivas por más tiempo en el interior de la heladera y ofrecía indudables ventajas respecto a los tradicionales recipientes de cristal o de loza.

La venta por Demostración En un principio, la distribución de los productos Tupperware se realizó en grandes superficies, ferreterías y pequeños comercios. Las ventas no prosperaron como cabría esperar, a falta de una adecuada explicación de las ventajas y calidad de estos productos. En respuesta a ello, en 1948 tuvo lugar la primera Demostración Tupperware. Una forma directa de llegar al consumidor y demostrar la excelencia de los nuevos productos Tuppperware. Un precedente que se convertiría en el mundialmente conocido sistema de ventas por demostración Tupperware. A partir de ello, Earl Tupper supo aprovechar la fama que la publicidad nacional adjudicaba al envase, ideando este plan para comercializar sus recipientes demostrando no sólo su habilidad como moldeador de plásticos sino también hábil negociante.
Esta “estrategia comercial de la reunión de Tupperware que en sí misma remite a la clase media americana de los años cincuenta, casi ha eclipsado a los propios productos (esta estrategia hizo del Tupperware más un fenómeno social que de diseño). Los Tupperware se vendían al público directamente a través del sistema de reuniones desde 1951, las ventas aumentaron gracias al rápido incremento de los refrigeradores domésticos para los que estos envases resultaron ideales.”
En esta metodología de ventas intervino Thomas Damigella (en Massachussets ) y Brownie Wise (en la Florida). B. Wise fue “una autodidacta vendedora, responsable de un imperio basado en unas cajas que producen un característico ruido al abrirlas. Brownie fue un genio del marketing, una mujer intuitiva que entrenó a un ejército de mujeres para que realizaran las famosas reuniones Tupperware en los hogares de América, durante la década de los 50. Ella recompensaba a sus vendedoras con visones, modernos electrodomésticos y extravagantes fiestas anuales que fueron filmadas por la compañía. Aquellas mujeres llegaron a ganar miles, incluso millones vendiendo Tupperware. Y la experiencia cambió sus vidas. El resultado es un maraña formada por fabulosas y divertidas historias contadas por las Tupperware Ladies, testigos privilegiados de los tempranos éxitos de la compañía”.
Ante el éxito obtenido, Brownie Wise fue nombrada vice presidente de la compañía en 1951(una posición que llevó a cabo hasta 1958). En este año marca se había convertido en un negocio multimillonario. Por lo que al cabo de algunos años, Earl Tupper como tantos otros inventores decidió vender su negocio y la patente del envase que lo había hecho famoso: “ Satisfecho con la industria gigantesca que había creado, en el año 1958 vendió su negocio a la Rexall Drugs por una suma que se estima en nueve millones de dólares, y desapareció de la vista del público. Con el tiempo, adquirió carta de ciudadanía en Costa Rica, donde falleció en el año 1983.”

Actualmente la empresa continúa fabricando una gran cantidad de productos dando prioridad a la calidad del producto: “Una fabricación de calidad, siendo la calidad el parámetro primordial en el proceso de fabricación y producción. Por esta razón, Tupperware sólo selecciona los gránulos de polipropileno, polietileno y policarbonato de la calidad más pura. Los moldes están hecho de acero inoxidable de la calidad más alta y resisten las fuertes presiones en el proceso de inyección. Una vez pasados los controles de calidad más rigurosos, los productos Tupperware se almacenan cuidadosamente en embalajes fuertes e higiénicos.”
Los sistemas tecnológicos se componen de diferentes elementos orientados a solucionar un problema y son construidos y adaptados socialmente. Los componentes pueden ser artefactos, como las organizaciones, los científicos y los legislativos. Este enfoque permite comprender la orientación y alcance de los procesos del cambio tecnológico.

Los artefactos pueden ser físicos o no físicos y como componente de un sistema interactúan con otros componentes (artefactos) y todos contribuyen a los objetivos generales del sistema. Si un componente es removido o cambia, cambian las características del sistema. Hughes destaca que tanto los artefactos como los sistemas son socialmente construidos y también destaca el papel de los constructores del sistema como sujetos dinamizadores del mismo.

El producto en sí (recipiente), la investigación previa al desarrollo, el diseño del objeto, sus modificaciones, la normativa y la patente de registro, el sistema de producción y la campaña de publicidad y de marketing, su estrategia de venta, las reuniones conducidas por la Tupperware ladies, entre otros componen el sistema tecnológico.
Los artefactos legislativos, son la patente de registro de propiedad intelectual y dentro de ella las indicaciones para su uso, como también las características del plástico en cuanto a sus componentes químicos y proporciones del polímero y otros componentes. Tupper acude a este artefacto legislativo para proteger y hacer usufructo del objeto, como se indica en el artículo, no sólo lo dimensiona sino también indica cómo se usa. En cuanto al usufructo, se menciona el gran éxito de venta del mismo, obteniendo enormes ganancias por lo que al cabo de algunos años decide vender la patente a Rexall Drugs.

Los constructores de los sistemas como componentes del sistema, son sujetos dinamizadores de los sistemas tecnológicos con cierto grado de libertad. En el ejemplo, son constructores sociales Tupper como empresario y como propulsor de un negocio al igual que Brownie Wise, inicialmente por consensuar con Tupper el sistema de venta y posteriormente como socia de la empresa. En este sentido, cada uno aportaba su experiencia, Tupper como químico e innovador y Wise como especialista en marketing, ambos con intereses para que este sistema no sólo se mantuviese sino también creciera. Estos constructores que se incorporan como componentes del sistema se relacionan con los diferentes factores sociales, económicos, políticos y el entorno.
Hughes en su trabajo menciona que los sistemas pueden dividirse en subsistemas y a su vez estos subsistemas están vinculados entre sí. Este modo de subdividir permite lograr una mejor comprensión de ese subsistema y con ello del sistema en general. Por ejemplo, dentro del sistema podría analizarse como un subsistema el sector de comercialización. Si aislamos ese subsistema, encontramos un responsable de la estrategia de comercialización, que es Brownie Wise y las personas que logran vender los productos, las vendedoras, que colaboraron para que se incrementara las venta del producto. Otro subsistema puede ser el sector de producción, con Tupper como responsable, controlando el proceso productivo en general, en el cual se involucra no sólo materia prima sino otros elementos como equipos de inyección, matricería, líquidos refrigerantes, entre otros. Ahora bien, ¿cómo pueden vincularse estos dos subsistemas? Si el sector de comercialización es el responsable de generar estrategias y concretar la venta del producto, una posibilidad es que en función de la demanda del producto se construyen determinada cantidad de piezas, en tal situación por una operación administrativa se transmite esta cantidad al área de producción. Aunque estimo que intervendrán otros factores políticos y económicos de la empresa como también el entorno que determinen esta producción.

Hughes también aclara que generalmente en los sistemas, como también puede suceder en los subsistemas puede ingresar o salir información, materia y energía. Si se analiza el sector de producción, estos tres elementos están presentes, por ejemplo: si ingresa información, es la que necesita el operario para saber qué cantidad de piezas debe moldear. Si ingresa materia, será cuanta materia prima, polímero y aditivos se necesita para el moldeo del recipiente y finalmente si ingresa energía, cuánta energía eléctrica o combustible se necesita para poner en funcionamiento las máquinas inyectoras, el sistema neumático para movilizar la matricería y la refrigeración y posteriormente la cadena de embalaje.
Así como estos elementos ingresan también deben salir, pero generalmente estos elementos son transformados. La información saliente puede ser el calor, el sonido y las señales lumínicas de las máquinas; la materia se transforma en el producto, el envase y finalmente la energía se convierte en energía calórica y mecánica representadas por ejemplo con el movimiento de las matrices, con la temperatura elevada del plástico derretido o con el movimiento de las cintas transportadoras.

Observemos las diferentes fases evolución de este sistema tecnológico:
La invención surge con el plástico (polietileno) en 1933 con los científicos británicos Gibson, Fawcett y Perry , quienes comprobaron que el gas etileno polimerizaba bajo la acción del calor y la presión. Estos científicos logran por primera vez un polietileno sólido, que hasta esos años no existía. Por lo tanto el polietileno sólido es el resultado de una invención conservative, entendiendo a una invención conservadora como una mejora al sistema existente,“ya que desde hacía tiempo se conocía la polimerización del etileno en presencia de catalizadores”.6 Estos primeros intentos de la cita, que logran la polimerización del etileno pueden ser comprendidos como invenciones radicales, abriendo así un nuevo sistema. Por otro lado, también considero pertinente incorporar a Tupper en el concepto de invención conservative, por el hecho que logra mejorar su composición química, logrando obtener el plástico traslúcido y libre de olor y grasitud.

En el desarrollo se transforma el invento a la innovación, se vinculan diferentes componentes, inventor-empresario factores económicos, políticos y sociales. Es decir, que este inventor-empresario tuvo que responder a problemas de organización, de vinculación con diferentes personas como la responsable de marketing y problemas financieros para poder implementar su idea. Tal es así que para insertar su producto en el mercado, transitó por diferentes experiencias e inclusive dado el volumen de piezas que debía producir llegó a subcontratar a la Du Pont. Estas experiencias que realizara Tupper, estaban relacionadas con la composición del material hasta llegar a la calidad y propiedades que deseaba, como también posteriormente comienza a incursionar con otros plásticos como el polipropileno y el policarbonato.

La innovación muestra la complejidad tecnológica del sistema. Todos los componentes del sistema hacen que el objeto sea utilizable. Se combinan lo inventado con los componentes del sistema (investigación + diseño + desarrollo +innovación + transferencia +sistema de fabricación + difusión +sistema de distribución + venta) para que el objeto sea usado por la sociedad, como bien se explica que llegó a deslumbrar a la sociedad norteamericana de los años 1950.
Esta cadena de componentes, no es necesario que se den en este orden, ya que después de una innovación pueden producirse otros inventos. La innovación inicial se produjo con contenedores y elementos para el baño de bajo costo y bajo peso, al mismo tiempo le permitió observar lo que sucedía con el consumidor ante este objeto nuevo en el mercado. No obstante, quería llevar al límite el material explotando las posibilidades que le ofrecía el mismo, experimentando otras formas de componer el polímero para enfatizar la propiedad de la flexibilidad y elasticidad. Por ello surge una nueva propuesta, un envase con tapa de cierre hermético y posteriormente lo vuelve a demostrar con la serie de objetos producidos para diferentes usos, como jarras, coladores, etc.

Lo interesante, es rescatar que Tupper supo transferir un elemento de laboratorio, de su etapa de investigación al entorno cotidiano resolviendo un problema concreto, ya que hasta ese momento los envases que se producían para contener alimentos eran de cerámica o vidrio con la consecuencia inmediata de rotura y propagación de olores. Por lo tanto, este producto ofrecía mayor resistencia, era irrompible y además ofrecía hermeticidad.
Esta etapa de innovación se vincula con el diseño, la fabricación, distribución, difusión y venta.
En la etapa de diseño donde se elabora el proyecto combinándose tecnología – forma – función. Interesa marcar la combinación adecuada de las propiedades del material (polietileno), elasticidad, flexibilidad, capacidad de coloreo, con la forma y colores llamativos, con un tamaño adecuado para ser empleado en el hogar, analizando su función (apertura y cierre de la tapa), según lo indica su patente “se puede quitar con un procedimiento similar al pelar” y pensando en el auge de las ventas de heladeras, para lo cual estos envases resultaron ideales.

Definido el proyecto, la próxima etapa es la fabricación. Concretamente ella se logra moldeando el plástico por inyección, por medio de matrices metálicas y buscando la calidad del producto. Seguramente en el año que comenzaron a producirse estos envases no se podían obtener gran cantidad de piezas por hora, como sucede actualmente, no obstante este proceso tecnológico permitió desde sus comienzos repetición en gran cantidad, excelente brillo dado por sus matrices metálicas y espesores mínimos y constantes.
Tupper como empresario conduce su negocio, asumiendo riesgos desde el momento que asume renunciar a la Du Pont e instalar su propia Compañía, iniciando la fabricación de objetos para el gobierno y luego para el mercado interno, con conocimiento pleno de los procesos productivos empleados y en relación directa con los cambios producidos en la composición química del material.

Esta innovación de un envase no hubiera sido significativa si no llega al usuario, esto significa que debe se adoptada por la sociedad en general, es la etapa de difusión. Para estimular esta situación y lograr el impacto social, influyó la publicidad y su campaña de marketing, innovando entonces, no sólo el objeto sino también su estrategia de venta, las reuniones conducidas por la Tupperware ladies. Inclusive estas demostraciones fueron precedente de sistema de venta a nivel mundial.
La transferencia de un sistema tecnológico se puede dar a lo largo de la historia del mismo sistema. Pero generalmente esta ocurre inmediatamente después que se produce la innovación, ella debe darse adaptándose a una época y en un lugar o país determinado. Esto puede suceder cuando una innovación se aplica en otro campo que no estaba previsto, por ejemplo el teflón surge como material empleado en elementos de equipos aeroespaciales y posteriormente llega a toda la sociedad, para un uso cotidiano en utensilios de cocina con características antiadherentes.
En el presente caso, el polietileno surge de investigaciones en el laboratorio y se aplica en objetos en la 2º Guerra Mundial fabricados por la empresa Du Pont Co. y la Union Carbide Corp como también por la Tupper Company con la fabricación de máscaras anti-gas. Tupper pensó en dar forma a los plásticos para fabricar con ellos cualquier objeto, a partir de las características de sus propiedades mecánicas.

Los objetos que se lograron producir debían prestar una utilidad y además se debía considerar el perfil del usuario. Es importante tener en cuenta que la sociedad norteamericana ya desde las décadas anteriores a 1950, era motivada a incorporar cambios, “modernizar” la vida cotidiana, la vida en el hogar. Así “a principios de 1935, la General Electric patrocinó un concurso para la Casa de vida moderna, estimulando el interés en el diseño y producción de casitas en las que utilizaran los nuevos métodos de construcción, los equipos y productos más al día….”. 8 También se produjo un incremento en las ventas de refrigeradores domésticos. Por otro lado, a partir de 1945 los plásticos en general, cobran un valor social especial ya que se aplican en cualquier ambiente de la casa y en cualquier situación de uso (aislante eléctrico, resistente a productos químicos, resistentes a grasas y aceites). En este contexto en 1945 Tupper, “produjo su primer artículo de esa sustancia: un recipiente para baño de sólo doscientos gramos de peso. La belleza de su diseño sin rebordes, su bajo costo y su aparente indestructibilidad impresionaron a los compradores de los grandes almacenes.” 3
Transferencia y adaptación aparecen unidos, vinculándose al carácter de socialmente construido de la tecnología. El producto fue diseñado en cuanto a formas, color, textura sumadas a las propiedades mismas del material, respondiendo a un problema con una solución concreta, en una época determinada para Estados Unidos con ciertas características sociales, como expliqué anteriormente. Estos conceptos(transferencia y adaptación) nos conducen a la idea de estilo tecnológico. El estilo tecnológico es una forma particular de desarrollo tecnológico. Este estilo permite la realización de descripciones en el marco del constructivismo social, permitiendo el análisis a los sociólogos y a los historiadores de la tecnología como Hughes, de este modo se supera el análisis reduccionista de la tecnología.
En el caso analizado, estimo que la cuestión de estilo lo marca no sólo el hecho del material plástico (lo técnico), como compuesto que surge de una investigación de laboratorio, sino todos los cambios que propuso este químico para lograr las mejoras en calidad y ofreciendo nuevos productos y con ello nuevos usos, dejando la impronta de su autor en estos productos. Por eso son fácilmente reconocibles, además de marcar una época en la sociedad norteamericana de los años 50, como indica la reseña.

Hughes aclara que cuando los sistemas crecen y se consolidan, adquieren momentum. El momentum es una construcción social compleja en la que participan distintos componentes del sistema. Este sistema tecnológico actualmente implica organización, objetivos o metas para alcanzar, un grupo social para la investigación y el desarrollo de nuevos productos, diseñadores, técnicos matriceros y operarios que participan en diferentes etapas de la producción y evaluación de la calidad, materia prima que es producida en otros establecimientos, vendedores y coordinadores de venta y distribución. Es decir, que este sistema no es autónomo sino que adquiere un momentum, o sea, da la sensación que fuese autónomo, pero no lo es, existe una dependencia entre cada uno de los componentes.

Este abordaje sistémico propuesto por el historiador Hughes permite comprender el funcionamiento de una institución o empresa de modo global. Este autor intenta con su propuesta considerar los social y lo técnico de manera equivalente. En el plano teórico su intención fue abrir la “caja negra” de la tecnología y desconstruir sus elementos constitutivos.
Referencias:

1- “Plásticos,Formulación y Moldeo,”Simons-Church,1964,Cía. Editorial Continental, México.
2- “La Historia de Earl Silas Tupper” (http://www.translate.google.com)
3- “Las cosas nuestras de cada día”, Charles Panati
4- “El diseño desde 1945”, Peter Dormer, Ediciones Destino, 1993, Barcelona.
5- “Tupperware y su historia”(http://www.tupperware.es)
6- “Siglo Veinte. Diseños clásicos”, Chris Pearce. Editorial Libsa, 1991,Madrid
7- “Tupperware, el imperio del plástico”(http://www.imdb.com/Title?Tupperware!(2003)
8- “La mecanización toma el mando”, S. Giedion,1978, Editorial Gilli, Barcelona.
9- “Química de las materias plásticas”, Erich Bayer,1965,Editorial Científico-Médica, Barcelona
10- “Historia de la Tecnología”, Donald Cardwell,1996, Editorial Alianza, Madrid

Escrito por Ricardo Ibazeta en: Noviembre 11, 2004 04:29 PM

 Vía: Autores Tecnología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s